Nicolas Sarkozy y Carla Bruni durante sus vacaciones en Bodrum