Nicolas Sarkozy y Carla Bruni con su hija Giulia en el aeropuerto de Los Angeles