Marcelo con su hijo Liam en las playas de Miami