Leiva frente a una tienda de Brooklyn durante sus vacaciones en Nueva York