José Coronado haciendo gestiones días después de sufrir un infarto de miocardio