Irene Montero y Pablo Iglesias durante una sesión parlamentaria