Harvey Weinstein llegando a los juzgados de Nueva York ayudado por su andador