Harvey Weinstein junto a su abogado en el juicio del 30 de mayo en la Corte de Nueva York