Harry de Inglaterra, en el suelo tras caerse del caballo