Pérez Hilton y el cantante Mika en una furgoneta de helados

Perez Hilton, el rey del cotilleo que perdió su trono