Cayetana Guillén Cuervo, Alberto Cerdán, Elena Salgado y Arantxa Sánchez Vicario

Arantxa Sánchez Vicario, la tenista que pasó de la gloria al infierno