Emma Roberts con su hijo Rhodes en brazos dos semanas después de su nacimiento