Elena Furiase muy sonriente en la estación de trenes de Atocha en Madrid