Anne Hathaway, con unos billetes, y Adam Shulman en un mercado de Los Ángeles