Aitana Ocaña y Miguel Bernardeau, muy cariñosos en Madrid