6 razones por las que no perderse ni una sola vez y enamorarse de 'Pasión de gavilanes'

QUIÉN ES ESE HOMBRE

6 razones por las que no perderse ni una sola vez y enamorarse de 'Pasión de gavilanes'

La serie se ha convertido en todo un clásico veraniego desde que Antena 3 estrenará sus capítulos el 20 de junio de 2005.

6 razones por las que no perderse ni una sola vez y enamorarse de 'Pasión de gavilanes'

* Este artículo contiene spoilers de la serie al completo de 'Pasión de gavilanes'

Tras su estreno en España en el verano de 2005 en Antena 3, la telenovela 'Pasión de gavilanes' se ha convertido en uno de los clásicos de la temporada. La historia de los hermanos Reyes y las hermanas Elizondo consiguió mantener a los espectadores en la pantalla durante todos sus capítulos, batiendo sus récords de emisión día tras día y llegando, incluso, a su despedida con mucha fuerza (registrando un 27% de share en prime time).

Desde que dijera adiós, hace cerca de 10 años, no ha quemado todos sus cartuchos. De hecho, en 2017 Nova continúa con una reemisión de esta y consigue colocar sus capítulos entre los más vistos de la parrilla. La serie merece la pena aún habiendo pasado tanto tiempo de su estreno, como demuestran aspectos de sus tramas, o haberla visto en más de una ocasión. Por ello, recopilamos en Bekia 6 razones por las que ver esta telenovela en cualquier momento.

1 Actores muy reconocibles

Uno de los puntos fuertes de todo proyecto son los actores que dan vida a los personajes, y son rostros reconocibles es un plus. Aunque en el momento de su estreno algunos nombres sonaran levemente, con la perspectiva del tiempo se ha convertido en un punto de referencia. Si somos fans de Danna García (Norma Elizondo), Mario Cimarro (Juan Reyes), Michel Brown (Franco Reyes), Natasha Klauss (Sara Elizondo), Juan Alfonso Baptista (Óscar Reyes) o Paola Rey (Jimena Elizondo), 'Pasión de gavilanes' nos sirve para ver cómo ha pasado el tiempo.

Los actores que aquí aparecen como protagonistas son ya todo un clásico en el mundo de la telenovela. De hecho a algunos se les pudo disfrutar después en series tan recordadas como 'El cuerpo del deseo', 'La mujer en el espejo', 'Bella calamidades' o 'La tormenta'. En España, después de todo el revuelo que generó también pudieron probar suerte y hay tres nombres de los que podemos comprobar cómo ha pasado el tiempo por ellos: Michel Brown, Miguel Belaza en 'Física o Química', Juan Alfonso Baptista, Guillermo Mejía en 'Sin tetas no hay paraíso', y Juan Pablo Shuk, Ernesto Gamboa en 'El barco'.

2 Todo queda en familia

El punto más fuerte, y que más sorprendió en su momento, fue la conexión que existía entre los personajes. El valor de la familia estaba todo el rato presente, más allá de lo que pudiera significar luchar entre haciendas y el propio honor. Los hermanos Reyes terminaron locamente enamorados de las hermanas Elizondo. El odio y el rencor dio paso a la curiosidad y el cariño y terminaron saliendo tres parejas.

Los líos comienzan ya desde el minuto 1 cuando llega la hora de la venganza y se pone en marcha el plan para enamorar a las hermanas y "reírse" de la familia. Cosas del destino, y del guion, todos acaban rendidos al amor, algunos de una forma más complicada como Óscar y Jimena, y otros con sorpresa como Norma y Juan con la llegada del pequeño Juan David.

Lo cierto es que la lucha de sacar adelante sus relaciones deja momentos para la posteridad televisiva: encuentros furtivos en pajares, citas en las haciendas escondidas, viajes a Santa Clara y visitas a cascadas de ensueño...y también mucha tensión con los continuos ataques de sus enemigos y la gran cantidad de accidentes y atentados que viven.

3 Malos por naturaleza y orgullosos

Otro de los atractivos de esta telenovela son los antagonistas, los malos. No hay nada mejor para que un personaje sea un héroe y logre conectar con los espectadores que tener a un villano a la altura. Aquí quien hace maldades, lo hace con gusto y no se esconde, están orgullosos como nunca. En el caso de los enemigos de los Reyes el abanico parece no terminarse nunca y, cada vez que pueden, se unen en su contra.

Algunos después de hacer mil y una peripecias y tener un odio infinito terminan recapacitando, como Rosario (Zharick León) o Gabriela (Kristina Lilley), pero otros terminan pagando muy caro. Si hay que hablar de maldad no se puede evitar nombrar a Armando (Juan Sebastián Aragón), Fernando (Juan Pablo Shuk) y Dinora (Lorena Meritano), siendo esta la que se lleva la palma y siendo, incluso, enemiga número 1 de la policía por todos sus actos (secuestros, acoso, mentiras...).

Aunque ha habido otras telenovelas que tenían grandes representantes en este sector, hacia tiempo que no se presentaba tanto dañino junto. Aunque sea el amor lo que les mueve, su envidia y los celos derivan en rencor y es habitual verles mandando a matones para provocar muertes, secuestrar a alguien cuando tienen ocasión y disparar sin miramientos. Son continuos los daños que provocan y su unión, como se puede ver en la última parte de la telenovela, casi desintegra todo lo establecido hasta ese momento.

4 Complicadas, e "imposibles" historias de amor

Es una telenovela, no se puede olvidar uno de eso, y como tal es necesario que el amor no triunfe desde el principio. Aquí hay historias románticas para todos los gustos que cambian y evolucionan antes de que nos demos cuenta. Comenzamos con la joven Libia, hermana de los Reyes, engañada por el padre de las Elizondo, embarazada y humillada pasando por el amor imposible de Franco y la explosiva cantante de un bar, los intereses de Óscar por conseguir que su hermano termine con alguna rica para acceder a su fortuna...

Y así podemos ver historias hasta el infinito y más allá: Jimena y Franco, Jimena y Oscar, Jimena y Leandro, Fernando y Norma, Fernando y Gabriela, Rosario y Armando, Sara y Franco, Juan y Norma...Si desde un comienzo ya nos encontramos con una pareja que tiene todo de su parte, la identificación ya no es la misma. Lo que pide una telenovela son conflictos amorosos sin fácil solución, y aquí lo hay. Si le sumamos que se vive en una constante tensión porque cuando parece que se consigue, se vuelve a escapar, no hay más que decir.

Es una de esas series donde la actuación de un solo personaje marca, por los lazos establecidos entre unos y otros, el devenir del resto: si Fernando se casa con Gabriela las hermanas Elizondo ya no pueden vivir con los Reyes, si Óscar y Jimena se escapan y se casan a escondidas la tensión crece y la distancia entre el resto también...

5 El humor y la sensualidad como parte fundamental

No todo puede ser tensión, y eso es algo que en 'Pasión de gavilanes' entendieron a la perfección. Uno de los personajes que aporta más toque distendido y cómico a las tramas es el entrañable abuelo Martín (Jorge Cao). Sus frases y su forma de comportarse sin complejos hace el punto de diferencia. Los momentos entre hermanos también tienen un plus. Como familia que son es fácil ver cómo bromean, cómo se pelean con el agua y el barro trabajando y, en definitiva, disfrutan del tiempo juntos.

Por ejemplo, en cuanto a parejas son Jimena y Óscar, por sus personalidades, los que terminan con más momentos alocados. Su forma de relacionarse, y de dar celos son épicos y, cuando entran en juego otros como Leandro, sube el nivel. No es difícil encontrar un chascarrillo o un momento de diversión en cualquiera de las tramas que se presentan cuando así se puede, al igual que momentos de lo más sensuales.

Y aquí es donde entra en juego, entre otros, el bar Alcalá con Rosario a la cabeza. Pero no es la única que derrocha sensualidad ya que, por ejemplo, los hermanos Reyes cada dos por tres están sin camiseta. Los encuentros entre las parejas y la forma en que se quieren son otro punto a favor.

6 Una banda sonora que recordar

¿Quién no es capaz de recordar la sintonía principal de esta serie? La canción "Fiera inquieta" entró en la cabeza de sus seguidores con una pregunta clara: "¿quién es ese hombre?". Y es que la música funcionaba como hilo conductor de algunas tramas y ayudaba a darle un toque diferente a lo que se contaba. Su disco se coló entre los más vendidos durante semanas en España y es que tenía unas canciones de lo más pegadizas.

Y sí, todas se podían escuchar gracias a las cantantes del ya mencionado bar Álcala de la mano de Rosario, Pepita (Lady Noriega), Panchita (Andrea Villareal) y las bailarinas vestidas de unas particulares vaqueras. Muchos espectadores no sabrán que la voz tras estas canciones pertenece, principalmente, a Ángela María Forero, una cantante no presente en las tramas. Lo cierto es que las canciones que se mostraban estaban en cualquier circunstancia, no podía haberse escogido una banda sonora más acertada aderezando el romance o la necesidad de recuperarse después de un golpe.

Como curiosidad, y asumiendo la importancia que la banda sonora tenía para la historia, los propios actores principales se animaron en una escena a interpretar uno de sus grandes éxitos, 'Sobre fuego'. Así se pudo ver a Danna García y Michel Brown animando una de las reuniones de hermanos y parejitas.

Te puede interesar