Silvio Berlusconi durante una conferencia en Roma