Benedicto XVI se despide de sus cardenales