¿Adiós al Emperador? Akihito de Japón quiere abdicar a los 82 años por motivos de salud

MANIFIESTA SU DESEO

¿Adiós al Emperador? Akihito de Japón quiere abdicar a los 82 años por motivos de salud

El Emperador de Japón quiere transmitir la Jefatura del Estado en vida a su heredero, el Príncipe Naruhito. La decisión final no la puede tomar él mismo.

¿Adiós al Emperador? Akihito de Japón quiere abdicar a los 82 años por motivos de salud

Las abdicaciones no son especialmente frecuentes en Emperadores, Reyes y Príncipes Soberanos, pero existen. En los últimos años España, Países Bajos, Luxemburgo y Bélgica han cambiado de Jefe del Estado tras la renuncia de quien ostentaba el Trono para transmitirlo en vida a sus respectivos herederos. Ahora, otro Monarca quiere dejar de ejercer, aunque no lo tiene fácil.

Se trata de Akihito de Japón, un anciano emperador de 82 que está cansado y quiere jubilarse. Así lo ha expresado en un mensaje emitido ante su nación en el que ha mostrado su intención de abdicar, si es que le dejan, y que entonces fuera Naruhito quien se convirtiera por fin en Emperador.

Akihito de JapónAkihito de Japón

El Emperador está preocupado debido a que no se encuentra en las condiciones más óptimas para seguir ostentando la Jefatura del Estado: "Me preocupa que pueda convertirse en algo difícil para mí llevar a cabo mis responsabilidades como símbolo del Estado, tal y como he venido haciendo hasta ahora".

Una salud muy delicada

A sus 82 años, Naruhito de Japón no está en plenas condiciones. En 2003 se enfrentó a un cáncer de próstata que logró superar, pero el tratamiento le agravó una osteoporosis que le está limitando en su día a día. En 2011 tuvo que enfrentarse a una neumonía y en 2012 pasó por quirófano para someterse a un bypass coronario.

El Emperador Akihito y la Emperatriz Michiko de JapónEl Emperador Akihito y la Emperatriz Michiko de Japón

El problema es que la legislación nipona no contempla que el Emperador abdique, por lo que el Parlamento del país debería realizar cambiar la Ley que rige la Casa Imperial para que Akihito pueda trasmitir al Trono del Crisantemo a su hijo Naruhito en vida. La primera respuesta ha venido de la mano del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, que ha señalado que el Gobierno tendrá en cuenta las palabras del Emperador.

Te puede interesar