El Rey Alberto II de Bélgica junto a su hijo Felipe en la ceremonia de abdicación