El Príncipe Carlos y David Craig visitando los estudios de James Bond