El Príncipe Carlos y Daniel Craig observando un coche en el set de rodaje de James Bond