Pablo Urdangarin durante un partido de balonmano en Alemania