María Gabriela de Saboya y un acompañante en un acto benéfico