Leandro de Borbón en la capilla ardiente de Sabino Fernández Campo