Haakon y Mette-Marit de Noruega durante sus vacaciones de Semana Santa 2019