Haakon y Mette-Marit de Noruega con unos niños en Hjerkinn