La familia real de Noruega apoya al pueblo tras la masacre de Anders Behring Breivik