La Familia Real de Dinamarca preside un homenaje a los soldados caídos