Constantino y Ana María de Grecia, cogidos de la mano cuando eran jóvenes