Constantino y Ana María de Grecia en el aeropuerto de Londres