El Conde Rudi posa con su mujer y su hijo tras descubrir la placa de la avenida con su nombre en Marbella