Alberto de Mónaco y Juan de Orleans en el funeral del Conde de París