Nacho Taboada, novio de Sara Carbonero, descortés e inconsecuente: Huye de una entrevista pactada con Bekia

INCOHERENTE

Nacho Taboada, novio de Sara Carbonero, descortés e inconsecuente: Huye de una entrevista pactada con Bekia

El nuevo novio de la presentadora se ha comportado de una manera incongruente poco antes de ser entrevistado en este medio.

Nacho Taboada, novio de Sara Carbonero, descortés e inconsecuente: Huye de una entrevista pactada con Bekia

Nacho Taboada está de actualidad, pero no precisamente por su trabajo, sino porque ya se ha confirmado que mantiene una relación sentimental con Sara Carbonero. Fue la revista ¡Hola! la encargada de compartir las primeras imágenes de la pareja dando un paseo por Madrid, un paseo romántico en el que se pudo apreciar la complicidad que hay entre ellos. Abrazos, gestos de cariño e incluso besos en los labios protagonizaron estas fotografías sobre las que ninguna de las partes se ha pronunciado.

Sara Carbonero y Nacho Taboada, muy cariñosos en la revista ¡Hola!Sara Carbonero y Nacho Taboada, muy cariñosos en la revista ¡Hola!

Fue a los días cuando él se mostró aparentemente educado cuando le preguntaron por la calle, sin embargo, la coherencia ha brillado por su ausencia en el inicio de su entrevista en Bekia.es, comportándose de una manera desagradable y descortés. Desde nuestro medio damos voz a muchos artistas, cantantes o actores para que den a conocer sus proyectos, a pesar de que estén empezando o de que su trascendencia no sea muy relevante, porque creemos en que todos merecen tener una oportunidad y porque sabemos que el mundo de la música o la actuación es muy inestable, es difícil despegar o incluso mantenerse. Y así ocurrió con él. Tuvimos la oportunidad de entrevistarle cuando escribieron a nuestro portal para ello, preguntando por si podíamos sacar un hueco, y accedimos, aceptando uno de sus requisitos que, evidentemente, era no hablar de su vida personal, la parte que en realidad en estos momentos más importa a los medios de comunicación.

Y no, no ha habido ningún malentendido. Nacho Taboada se ha comportado de una manera bastante incongruente desde el primer momento en el que ha pisado nuestro plató. Estaba incómodo, sí, a pesar de que él había accedido a hablar con nosotros de su música y nada más que su música, como hacen muchos otros entrevistados que no tocan ningún aspecto de su vida personal. Pero sus prejuicios no le han dejado que le demos la oportunidad de hablar de su nuevo proyecto musical, porque ha sido eso, no nos ha dado la oportunidad ni de formularle la primera pregunta.

Sara Carbonero y Nacho Taboada, besándose en una foto de la revista ¡Hola!Sara Carbonero y Nacho Taboada, besándose en una foto de la revista ¡Hola!

No tenía ni idea de cómo era nuestro medio, de nuestro contenido o de que la entrevista sería en formato vídeo, a pesar de que su representante/agente era consciente de ello desde el primer momento porque lo hablamos en nuestras conversaciones previas. Un mal gestó se esbozó en su rostro en el momento en que vio las cámaras, un mal gesto que me dio pie a que, de nuevo, le dejara claro que NO íbamos a hablar de su vida personal ante las cámaras y que no iba a hacerle una pregunta sobre esta nueva relación en medio de la entrevista a modo de encerrona. Parecía convencido, pero no. En el momento en el que se sentó en el sofá, se puso el micrófono, se lo pensó y se lo quitó, diciendo que no lo iba a hacer porque no estaba cómodo, como si nosotros le hubiésemos obligado a venir hasta nuestras instalaciones. ¿Su justificación? El 'complicado' momento que está viviendo, sin asumir que desde su agencia le estaban ofreciendo a los medios para ser entrevistado y que debía ser consecuente con ello.

Cambian las tornas

Pretendía que le entendiésemos cuando en realidad él es el único culpable de su incomodidad. Si no te sientes cómodo delante de una cámara por las preguntas que puedan llegar a hacerte, aunque te hayan dejado claro que no tocarán ciertos temas, el problema lo tienes tú. Tampoco quería que la gente pensara que viene a nuestro medio con el fin de lucrarse -por delante dejamos claro que no pagamos a ningún invitado-, pero eso lo podría haber pensado en su casa antes de hacernos perder el tiempo tanto a mí, la persona encargada de pasar este mal trago, como a nuestro realizador. La mayor preocupación de Nacho Taboada era que su nombre saliera junto al de Sara Carbonero en el mismo titular, y ha conseguido exactamente lo contrario.

Te puede interesar