Stella McCartney en el encendido de las luces de Navidad de su tienda de Londres