Stacy Keibler y Bérénice Marlohe en la apertura de una tienda de Escada en Berlín