Rose Byrne junto a Glenn Close en el suelo