El Pequeño Nicolás escoltado por la Policía en la estación de Sants