Paul McCartney y Nancy Shevell durante sus vacaciones de fin de año