Paul McCartney junto al productor musical George Martin