Pablo Urdangarin, muy serio en su debut en su nuevo equipo de balonmano