Pablo Iglesias e Irene Montero durante una sesión en el Parlamento