Olivia Wilde metiendo en su coche algunas de sus pertenencias en su casa de Los Angeles