Miguel Bernardeau, Aitana Ocaña y su padre haciéndose un selfie