Martina Klein saliendo del hospital con su hijo recién nacida en brazos