Mariñas utilizó el dialogo para vencer a sus acosadores