Mariano Rajoy entrando a su nuevo puesto de trabajo