María Teresa Campos saliendo de una sesión de fisioterapia del hospital