María Teresa Campos y Bigote Arrocet llegando a la estación de Málaga sonrientes