Marc Márquez y Valentino Rossi durante una rueda de prensa en el Gran Premio de la República Checa